sábado, 19 de abril de 2014

Venezuela: El país del secuestro fácil

Foto: Juan Toro Diez


Durante 2013, ocurrieron en Venezuela 405 secuestros —según las denuncias que se reportaron ante el Cicpc. Sin embargo, algunos expertos en la materia indican que, a manera conservadora, pudieron cometerse 1.040 plagios. Alrededor de 61% de los afectados decidieron no denunciar. Se consolidaron bandas con arsenal de guerra y quedaron al descubierto aquellas que construyeron búnkeres subterráneos para esconder a la víctima por el tiempo que estimen necesario. En Caracas ocurrieron 30% del total de los raptos denunciados ante la policía científica. 2014, según fuentes policiales, completa 34 secuestros en el primer mes del año.

Por: María Isoliett Iglesias

—Todo está despejado. Aquí está el hombre. ¡Bienvenido a la vida hermanito, usted está rescatado!

—¡¿De verdad son ustedes?!

—Sí hermanito. Usted es Joao y está rescatado.

Después de aceptar el apretón de manos que el policía ofrecía, Joao Dos Santos Correia solo se agarró la cabeza y lloró. Entre sollozos agradecía a Dios. No podía creer que había recuperado lo que por derecho, desde el momentico que abrió los ojos al mundo, era suyo. Libertad. Tras once meses enterrado vivo en un búnker, construido a tres metros de la superficie, este comerciante, de origen portugués, por fin respiraba aire con olor a verde. Era libre.

A Joao lo secuestraron el 16 de julio de 2012. Hasta junio de 2013 estuvo enterrado en una celda que medía dos metros de alto y tres de ancho. Tenía una cama improvisada, en la que no cabía; un retrete; una ducha; un ducto de aire y unos barrotes que protegían una puerta de metro y medio por donde entró… y sí, también salió, aunque humillado. Con unas revistas desactualizadísimas y fervientes oraciones, pasó las horas. Nunca perdió la noción del tiempo. Sabía que era 19 de junio cuando lo rescataron.

El secuestro de Joao fue un encargo. Los autores intelectuales aún permanecen en Colombia. Los funcionarios del Cicpc no han logrado determinar si, además de obtener una sustanciosa recompensa, había alguna razón velada para infligir el daño, a veces irreparable. Los maleantes colombo-venezolanos, que fueron capturados durante los once meses de búsqueda, no supieron dar detalles de los contratantes.

—Y ¿dónde está mi esposa?

—Señor Joao, siéntese. Tenemos que hablar.

—¿Cómo es eso? ¿Dónde está mi esposa.

—Su esposa murió hace tres meses. En un accidente de tránsito que ocurrió en la Autopista Regional del Centro, cuando regresaba de reunirse con nosotros en Caracas. Lo siento mucho.

Otra vez manos a la cabeza y más llanto. Pero esta vez de desesperación tan amarga, esa que nunca pasa ni se diluye. Esa que queda en libertad en cautiverio.

En números

Joao fue uno de los 405 secuestros que, durante 2013, fueron denunciados ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalística. Fue reportado meses después de haberse consumado. Esa cifra corresponde a todo el país. De esos secuestrados, 21 murieron en el ínterin. Es decir: 5%. Eso corresponde a un aumento de 2%, pues en 2012 era de 3%.

De los 405, añadieron fuentes policiales, 186 fueron prolongados —duraron más de 24 horas. 219 quedaron tipificados como exprés, pues las víctimas no duraron más de un día en cautiverio. Esas 405 personas secuestradas, según denuncias formalizadas, corresponde a una disminución de 45%. Pero, realmente, lo que disminuyó fue el número de denuncias, no el delito.

El experto en materia de seguridad, Fermín Mármol García, explica que la cifra de casos que no se denuncian, y que es conocida como negra, sigue siendo muy alta. De acuerdo a los estudios que él ha realizado, 40% de los secuestros prolongados quedan sin ser reportados, así como 70% de los exprés. Lo que quiere decir que durante 2013 pudieron ocurrir no menos de 1.040. “Hay mucha desconfianza y una muy mala campaña comunicacional de organismos de seguridad para promover la denuncia. Hay personas que no tienen idea adónde ir si un familiar, víctima de secuestro o a cuál número deben llamar. Hay demasiada desinformación y muy poca confianza”, dijo.

Con ese número de plagios, Venezuela se alza con el quinto lugar del mundo, sí del mundo, donde las personas tienen más riesgo de ser secuestradas. Esto según un informe que hizo la consultora de riesgos internacional Control Risk y que fue publicado por el website: www.businessinsider.com. Los que lograron puestos más arriba fueron: México, India, Nigeria y Pakistán. Y Estados Unidos ocupa el sitial del honor.


Mármol García asegura que las cifras utilizadas por la consultora son las oficiales. “La información reflejada en el informe es utilizada por otras empresas, compañías de seguros internacionales y Gobiernos de otros países al momento de enviar personas a trabajar o a invertir en esos territorios”. De acuerdo al Control Risk, la proporción de secuestros que ocurrían en América Latina se redujo en 50% con relación a 2005. Es así como Colombia, que estuvo entre los primeros cinco, bajó al puesto número nueve. Durante los primeros 33 días de 2014 se habían denunciado ante la División de Antiextorsión y Secuestro 34 plagios. Cinco de ellos, aún permanecen en cautiverio y una víctima falleció en el ínterin.
(...)

Enterrados en vida

Tres metros bajo tierra. Así han estado algunos secuestrados en Venezuela. Con el sofoco que producen cuatro espesas pareces que enmarcan un sitio estrecho. Tanto para solo dar un par dos pasos de ida y los mismos para la vuelta. No hay ventana, solo un ducto pequeño y circular por donde entra el aire. Hay otro por donde sale. Un bombillo triste alumbra siempre aquel hueco donde suelen estar enterrados en vida aquellos venezolanos que fueron secuestrados por esas bandas colombo venezolanas —que copiaron la estructura de sus homólogos neogranadinos.

El búnker, de acuerdo a la definición de la Real Academia Española, es un “refugio subterráneo para protegerse de los bombardeos”. Muy usual fueron en la época de la primera y segunda guerra mundial. En el país se volvieron usual en la guerra no declarada que se vive gracias a la delincuencia que campea.

El búnker, en el que enterraron vivo Joao Dos Santos Correia, tenía entrada en el piso del clóset de una vivienda ubicada en el sector La Porfía de Las Trincheras, en el municipio Naguanagua, estado Carabobo. Son tres kilómetros montaña adentro los que hay que recorrer para llegar. Contaba con una poceta cercada con una cortina de baño. No le faltó el agua directa, tampoco los desinfectantes para que el secuestrado mantuviera el espacio limpio.

El clóset tenía un sobrepiso que escondía la tapa de cemento que daba entrada de la celda subterránea. Pero hay búkeres mejor acondicionados, como el hallado en Paracotos en 2008. Este contaba con sistema hidráulico para mover rejas de protección internas y una placa de cemento que servía de piso para un cuarto. Un pasillo y dos celdas, cada una con su baño. Permitía tener a varias víctimas. Funcionarios del Cicpc dijeron que un comerciante portugués falleció en ese espacio tras sufrir un ACV.

En Falcón construyeron otro debajo de una piscina. Allí mantuvieron por 15 días a un joven de 15 años. Los hampones definieron un cronograma de atención para la víctima.

Entraban cada mes y nombraban a un “cuidador” para que estuviera vigilante todo ese tiempo bajo tierra. Le asignaban un arma larga, entregaban la comida suficiente para todo ese tiempo, incluso, había una especie de depósito de alimentos. También había televisión por cable y aire acondicionado. Los espacios predilectos para construir estas celdas subterráneas son las zonas montañosas y alejadas de las urbanizadas. 

(Si quieres leer la versión completa, compra la Revista Clímax de abril. Ahí está el trabajo entero con más fotos)
Related Posts with Thumbnails