domingo, 30 de enero de 2011

"Sabía que me darían un madrugonazo"



El operativo empezó a las 4:45 de la mañana y fue envolvente. Los funcionarios no le dieron, a los delincuentes de la zona, ni tiempo a despertarse, ni tregua para que huyeran por cualquier recoveco. Los detectives estaban por todos lados.

El cerro estaba tomado. Ese lunes, unos 200 funcionarios se desplegaron en distintos puntos de la ciudad, pero la mayoría se concentró por Plan de Manzano, en la carretera vieja Caracas-La Guaira. Sabían qué buscaban y donde tenían que hacerlo.

En varias casas ubicaron a los maleantes que requerían en esta búsqueda. Querían ubicar a los ladrones que el 12 de enero robaron en el VIP del estadio Universitario. "Yo sabía que me darían un madrugonazo... desde las tres de la mañana estoy pensando en irme", dijo un efectivo de la Policía Metropolitana que responde al mote de "El Catire", cuando los efectivos entraron a su casa y lo arrestaron por ser uno de los ladrones del VIP. "Pero tampoco hubiese podido huir, el cerro estaba cercado desde más temprano", explicó un funcionario que prefirió no dar su nombre.

Esa noche agarraron a dos de esa banda y a una decena más de delincuentes en otros puntos del Oeste de la ciudad. También decomisaron droga y armas. Los moradores de las comunidades que esa madrugada visitaron estaban complacidos: "Llegó el madrugonazo, gracias a Dios".

Así lo recordaban los efectivos que el miércoles repitieron el operativo pero esta vez repartidos en El Valle, Coche, Guarataro, Simón Rodríguez, Antímano y Caucagüita. Cuando terminaron los 25 allanamientos y se disponían a verificar por radio a las decenas de detenidos, conversaban de los resultados y de sus anécdotas.

Comandos adelante


El miércoles, el operativo más grande fue en la calle 13 de Los Jardines de El Valle, y empezó a las 4:30 am. Los efectivos de la Brigada de Acciones Especial y de Respuesta Inmediata fueron los primeros en subir, luego los demás. La comunidad identificaba ya que era "el madrugonazo". Algunos colaboraban complacientes, otro no.

Allí buscaban a la banda de "Los Morochos". Es un grupo que tenía cinco años operando. Tenían rivalidad con los del barrio El Setenta también de El Valle. También se les sindicaba de haber matado a seis personas, por lo menos, y de ser los más grandes distribuidores de droga del lugar.

Después de unos 150 escalones cerro arriba, tuvieron ubicada la casa de los líderes de la banda de "Los Morochos". Los primeros en acercarse fueron cinco efectivos de la Brigada de Acciones Especiales.

El primero de la fila tocó la puerta, y el segundo verificó por una rendija. Al ver que dos jóvenes pretendían lanzarse por una ventana, patearon la puerta de metal para abrirla e irrumpieron para capturar a los querían fugarse.

"¿Cómo es que te dicen a ti?", le pregunto uno de los efectivos que entró después cuando ya los comandos habían controlado la situación.

"A mí me dicen, 'Nonito'". "¿Y tú eres el líder de la banda?". "Que banda nada jefe". "¿Y esas pistolas?". "Pa defenderse jefe". "¿Defenderte de quién?", "De 'Javierito' jefe... uno anda emproblemao". "¿Y qué hiciste con la HK (ametralladora) que tenías?". "Aquí no hay ninguna HK... la vendí. Necesitaba la platica". "¿Quién te dio esas pistolas y esa HK?". "No sé jefe, llegaron por ahí y las compré". A "Nonito", "Canuto" su hermano, a "Aramis" y a otros cinco miembros de la banda los dejaron presos.

"Esta zona es muy dura. Gracias a Dios que vinieron y los agarraron... policía que subía para acá, paco que no bajaba sino con los pies para adelante... Ellos matan y roban al que sea. Además se reciclan con una facilidad... Espero que madruguen otra vez para ver si nos limpian el barrio de tanta delincuencia", dijo un morador.


******
Trabajo publicado www.eluniversal.com

jueves, 20 de enero de 2011

Regresaremos pronto

El equipo de Voces de La Muerte está por regresar.
Preparamos un gran material y refrescamiento del espacio...
Related Posts with Thumbnails